Carne-roja-procesada

La carne roja procesada es perjudicial para el corazón.

En general, la carne roja no se considera del todo saludable. Un estudio sueco, publicado en “Circulation”, revela que existe un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca y muertes relacionadas cuando se consume carne roja procesada.Carne-roja-procesada

Investigadores de Karolinska Institutet de Estocolmo estudiaron los hábitos alimienticios  de un cohorte de 37.035 hombres (con edades entre los 45 y 79 años) durante el transcurso de doce años. El estudio distinguía entre el consumo de carne roja no procesada y procesada. Esta última incluía cortes fríos, salchichas, pastel de carne y morcilla.[quote align=”right” color=”#999999″]Las personas que comían la mayor cantidad de carne procesada también mostraron el doble de riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca que las personas que tenían el menor consumo.[/quote]

Durante el transcurso del estudio, se les realizó el diagnóstico de insuficiencia cardíaca a 2.891 hombres, 266 murieron por dicha causa. El riesgo de insuficiencia cardíaca fue un 28 por ciento mayor para los hombres que comían la mayor cantidad de carne roja procesada (más de 75 gramos al día) en comparación con los hombres que comían la menor cantidad (menos de 25gramos al día). Las personas que comían la mayor cantidad de carne procesada también mostraron el doble de riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca que las personas que tenían el menor consumo.

Por cada 50 gramos de aumento al día, el riesgo de insuficiencia cardíaca aumentaba un ocho por ciento y, el de muerte por insuficiencia cardíaca, un 38 por ciento. En contraste, comer carne roja no procesada no tenía ningún impacto en el riesgo.

“La carne roja procesada contiene comúnmente sodio, nitratos, fosfatos y otros adictivos alimenticios, asimismo  la carne aumada y a la brasa también contienen hidrocarburos  policíclicos aromáticos, todos los cuales pueden contribuir al aumento del riesgo de insuficiencia cardiaca” comenta el Dr. Alicja Wolk, profesor de la División de Nutrición Epidemiología en el Instituto de Medicina Ambiental.

“Para reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca y otras enfermedades cardiovasculares, sugerimos evitar la carne roja procesada en la dieta, y limitar la cantidad de carne roja no procesada a una o dos porciones a la semana o menos”, afirmo la autora del estudio, Joanna Kaluza, de la Universidad de Varsovia. Se asumió que los resultados serían similares para las mujeres.