saludpasion.com

Un mínimo de ejercicio, suficiente

saludpasion.com

El ejercicio diario favorece la salud. / FOTO: saludpasion.com

Así de simple. Realizar un ejercicio tan sencillo como caminar trae beneficios para nuestro cuerpo y nuestra salud. Ayuda en la prevención y reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares son algunos de esos beneficios.

Son diversos los estudios que hablan de lo saludable y lo ventajoso que es para nuestro organismo salir a caminar. “Un ejercicio suave y moderado consigue mayores beneficios que una hora de ejercicio intenso en lo que se refiere a la prevención de enfermedades como la diabetes o la obesidad. La mejor conciliación del sueño y más despierto o alerta durante el día (Investigación de Plos ONE y estudio de la Universidad Estatal e Oregón). 

En Europa, una de cada dos muertes se produce por problemas de corazón, por lo que hemos de concienciarnos de la práctica de ejercicio como un estilo de vida sano y muy recomendable. Las consecuencias según la Federación Mundial del Corazón son claras: “caminar al menos 30 minutos al día a paso rápido y durante 5 días a la semana incrementa la esperanza debida y reduce el riesgo cardiovascular hasta un 11%.

Los expertos coinciden
No importa la edad como explica Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC); “Mantenerse activo y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a prolongar la vida y evitar o retrasar algunas enfermedades. El ejercicio es seguro y beneficioso para la mayoría de las personas mayores de 65 años. Incluso pacientes con diferentes enfermedades crónicas pueden hacer ejercicio con total seguridad y tranquilidad”.

En la misma línea se muestra Juan Carlos Colado Sánchez, director de la Unidad de Investigación en Deporte y Salud de la Universidad de Valencia y experto del Consejo General de Colegios Oficiales de Licenciados en Educación Física y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Este expone que adquirir el hábito de caminar “puede mejorar la forma física y esto reduce considerablemente el riesgo prematuro de enfermedad”. Además de explicar ue “pequeñas mejoras en la condición física conllevan grandes beneficios para personas no acostumbradas al ejercicio.”

La diferencia en cuánto al factor de riesgo cardiovascular es clara. Personas activas o en forma reducen el riesgo en comparación con las personas sedentarias que no padecen riesgo alguno. Iniciar una actividad física normal (caminar con ritmo) minimiza en un 23% las causas de mortalidad, concluyendo que los índices de mortalidad bajos se encuentran entre aquellos que tienen un buen nivel de forma física, independiente de su peso. 

¿Cómo empezar con el ejercicio?
La clave está en en realizar al menos treinta minutos de actividad física de intensidad moderada. La Organización Mundial de la Salud apunta que el sedentario constituye el cuarto factor de riesgo cardiovascular y es el responsable del 6% del total de defunciones en el mundo.

Tan importante es salir a caminar, como hacerlo de una forma correcta. Comenzar con una intensidad leve y de corta duración (entre 15 y 30 minutos), aunque en personas no acondicionadas, los tiempos deberían ser m´s cortos o quedar divididos con un máximo de 20 minutos (10+10).

Esta práctica inicial sería ideal durante unos dos meses aproximadamente para luego ir aumentando poco a poco (5 – 10 minutos de duración en las sesiones de cada semana. Así hasta llegar a un objetivo alcanzable, para luego ir incrementando la intensidad (+ 5% ó 10%) cada seis sesiones o dos semanas. Nunca será recomendable aumentar frecuencia, intensidad y duración en una misma semana. 

Tomar conciencia
Pero sobre todo, es importante ser conscientes de hasta dónde podemos llegar con nuestro cuerpo, puesto que dependiendo de ello, podremos estar beneficiando o perjudicando a nuestro organismo con los esfuerzos físicos que realicemos. “La Fundación Española del Corazón recomienda someterse a un reconocimiento médico antes de realizar actividades físicas intensas”, explica Collado, presidente de la SEC.

El deporte debe hacerse siempre tomando en consideración las capacidades de cada individuo y sus peculiaridades (edad, condiciones, …) y hay que recordar que siempre ha de ser un acto con consecuencias positivas como lo es sentirnos bien con y en nuestro entorno. 

Sociedad Canaria de Cardiologia

La Sociedad Canaria de Cardiología (SCC) filial de Sociedad Española de Cardiología (SEC) es una sociedad científica integrada en la red europea de sociedades de la especialidad. Acoge a más del 80% de los profesionales que ejercen lacardiología en Canarias.